Crisis personal

Déjame ayudarte a vivir tus crisis personales con más conciencia y menos dolor.

El hombre moderno vive bajo la ilusión de saber lo que quiere, cuando, en realidad, desea únicamente lo que se supone (socialmente) ha de desear. Saber lo que uno realmente quiere no es cosa tan fácil como algunos creen, sino que representa uno de los problemas más complejos a los que se enfrenta el ser humano.

Erich Fromm

 

A lo largo de tu vida probablemente experimentaste algunos periodos más complicados que otros en los que tenías que superar momentos clave en tu crecimiento personal y maduración - tomar decisiones importantes, elegir un camino, comprometerte con una pareja, abandonar una relación que no te permitía crecer, etc. Son periodos de tensión que te empuja a seguir tus propios deseos y desarrollar tu propio potencial, confrontando los límites de la familia y de la sociedad.

Para muchas de nosotros se trata de un largo y difícil proceso, tanto para nosotras mismas como para los demás (pareja, familia, etc.). Usualmente se habla de la “crisis de los cuarenta”, “midlife crisis” o simplemente una crisis personal.

Te propongo un trabajo personal para facilitar el contacto con tus verdaderos deseos y vivir estos momentos críticos de tu vida de una manera menos traumática. Te acompaño en estos periodos complicados que requieren la disciplina, responsabilidad y desapego para entender qué es lo que realmente deseas y qué tienes que dejar atrás.

Ponte en contacto conmigo para concertar la primera consulta por Skype o personalmente en mi consulta cerca de Altea (Alicante).

Los siete años de Saturno

La interpretación astrológica del planeta Saturno nos ayuda a comprender lo que está sucediendo en estos momentos complicados. Según la astrología humanística Saturno representa los límites del tiempo y del espacio y se manifiesta como la realidad consensuada (ley, orden, límites, estructuras, etc.) en las cuales se enmarca nuestra vida.

El aspecto de tiempo es muy relevante ya que la órbita de Saturno se puede imaginar como un reloj (enorme!) que va midiendo el paso de la vida humana. Saturno es el sexto planeta del sistema solar que completa una órbita alrededor del Sol en más o menos 29 años terrestres. Los astrólogos observan la posición del Saturno el día de nacimiento y siguen su movimiento (o tránsito) sobre la carta natal.

Más o menos cada 7  años Saturno realiza un tránsito importante con respecto a su posición original en la carta natal. El primer periodo de 7 años marca una distancia de un cuarto de ciclo (o 90 grados) con respecto a la posición original. El segundo tránsito tiene lugar a los 14 años cuando Saturno se situa a 180 grados a su posición original. El tercer tránsito sucede a los 21 años cuándo Saturno está a 270 grados de la posición inicial. Por fin, a los 29 años, Saturno regresa a su posición al momento de nacimiento poniendo fin a su primer ciclo.

A lo largo de la vida atravesarás probablemente 2 o 3 ciclos completos de Saturno (de 0 a 29 años, de 29 a 58 años y de 59 a 87 años). Cada uno de estos ciclos se verá marcado por 4 fases de siete años.  A continuación vamos a ver las características de algunas de estas fases de 7 años y explorar como se pueden reflejar en tu vida.

Las crisis personales a lo largo de la vida

responsabilidad | independencia | experimentar | estudiar | practicar

 

En la última fase del primer ciclo empiezas tu camino hacía la responsabilidad por tus elecciones personales como trabajo, estudios, pareja, etc. Poco a poco aprendes a manejarte en el mundo por tu cuenta y te haces responsable. Es una búsqueda de tu propios valores y de evaluación de la influenca de tus padres, bien sea a través de la rebeldía o de la adhesión total con los valores que representan.

 

Idealmente, en este periodo realizas tus primeras prácticas en el mundo laboral y da comienzo tu carrera profesional. Estos años te vas conociendo mejor, experimentando y descubriendo tus posibilidades y capacidades. Los compromisos iniciados en este ciclo no suelen tener una base sólida ya que todavía no has alcanzado la madurez psicológica.